20100910

Realidad.

Me gusta a veces que el primer cigarro de la mañana me deje las manos temblando y encender otro hasta dónde dé y que esté empezando a venir el calorcito y los pájaros y que mientras camino ni me percato de que estoy cantando altavoz y sacarle una sonrisa a un extraño, que el colectivero me salude de vez en cuando y después caminar por el pasillito lo más campante y comerme otro libro que debería haber escrito en el último asiento yendo a no sé donde, y qué si siempre vuelvo y me voy y vuelvo, si cada vez hay más gente en bicis de colores en cada lugar que mire y los pibes parecen estar todos alegres en sus mambos y hay tantas pandillas en tantos lugares que me están esperando para fumar uno a la sombra y mañana veremos qué onda, si total mañanas hay muchos o al menos eso creemos por eso seguimos rolando por ahí con rumbo desconocido o sin, que es la mejor terapia para momentos como éste o aquellos días en que caí en la cuenta de que mejor no hacer cuentas ni planes porque a mí si hay algo que me fascina y descoloca es no saber el futuro y tener ciento veinte mundos paralelos en la mente, dibujar ojos gigantes de gatos, descubrir que todavía queda una más en la heladera, toparme con cartas tiradas y adjudicárselas a algún gitano, sacarle sonido a todo, hacer listitas de cualquier índole, básicamente, y qué me importa si en algún momento yo sé que va a llegar ése que iba a, porque está escrito en rojo en algún furgón que todo lo que tiene que suceder sucederá tarde o temprano y si no creemos en las medidas temporales porque son otro invento inútil qué más da despertarse o dormir, venerar al sol sostenido o salir a remontar percepciones mientras nadie se entera de qué va la cosa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Las listitas! Queremos las listitas!

thewaterwillrun dijo...

como me encanta leerte y reconocerte en medio de todo ese mambo :)

Vont et viennent: