20070524

Probablemente basado en alguna historia real, aunque no necesariamente.

Todas las mañanas lo mismo.
Ni bien me levanto me dirijo al baño a lavar estos dientes míos que son tan perfectos como yo.
Y todas las mañanas lo mismo. Al levantar mi escasa mirada hacia el frente ahí está.
Una versión de mi misma distorsionada, nublosa, sin facciones aparentes ni gestos visibles. Y siempre con ese silencio sordo que me pone de malas.
No alcanzo a divisarla con absoluta claridad (porque en esos momentos mi vista es mi vista real y no aquella vista artificial que adquirí para adaptarme al mundo este, con sus objetos visibles irrumpiendo en mi camino) pero sé que me está mirando. Aunque cuando me hago la que no la miro la muy perra hace lo mismo; o al menos esa es mi teoría.
Esa mañana decidí vengarme, terminar con este pseudo yo con el que tengo que lidiar a diario.
Y ni bien me dirigió la primera mirada, piña.
Otra piña.
Catorce puntos.
Sí.
Pero deberían ver como quedó ella!

2 comentarios:

ANGELICA dijo...

ok...pues que alegria encontrar ese comentario. supongo que ese diario de la cotidianidad que nos aburre y la vez nos sorprende tanto SI son tus palabras!. estaremos en contacto. muchos recuerdos desde la capital del sabor! bogota, colombia!

Anónimo dijo...

sos mi heroina nena
beso
YOU-KNOW-WHO

Vont et viennent: